PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Suenan igual, se escriben diferente y no significan lo mismo. Me refiero a los términos “vaya”, “valla” y “baya”, que caen en la categoría de palabras homófonas, esas que suenan igual, se escriben distinto y su significado no es el mismo.

Para responder a lo anterior y que no queden dudas al respecto: “vaya”, se refiere al verbo ‘ir’ conjugado en primera o tercera persona y también puede expresar sorpresa, satisfacción, decepción o disgusto. En tanto que “valla” es una cerca o un cartel publicitario. Finalmente, “baya” es un tipo de fruto.

Veamos algunos ejemplos con “vaya”: 1) Vaya a la casa de su nueva novia y dígale que usted ya tiene un compromiso; 2) ¡Vaya! Tremendo susto me he dado con esa desinformación; 3) Vaya… qué noticia más desalentadora me ha dado Rodrigo.

En el caso de “valla”, podemos explicarlo en los ejemplos siguientes: 1) Cotizamos con varios suplidores la colocación de una valla en la avenida principal; 2) Esa valla de la candidata del partido oficialista está horrorosa; 3) Se cayó la valla de la avenida 27 de Febrero y provocó un accidente.

Con el fruto “baya”, citamos los siguientes casos a modo de ejemplo: 1) No logró encontrar una sola baya madura en todo el huerto 2) . Yo no tengo ni idea de qué es una baya, nunca la he comido; 3) Existen distintos tipos de baya en el reino vegetal.

Sí, sé que muchos se han preguntado qué es una baya, pues aquí le dejamos saber, porque también teníamos esa duda.

“Baya, procedente del francés baie, es un término que se emplea para nombrar a un fruto carnoso que dispone de pulpa, en la cual se encuentran las semillas. Por lo general las bayas son comestibles, como las uvas y los pepinos”, cita el portal www.definición.de.

En esta misma página, nos ilustran que desde el punto de vista de la botánica, muchas frutas de consumo habitual son bayas. El limón, tomate, la mandarina y la naranja, entre otros, se consideran como bayas modificadas.

Sí, los ojos duelen cuando, los que amamos y valoramos la buena escritura vemos que alguien, en especial en las redes sociales y algunos sistemas de comunicación instantánea, confunden estos términos o grafías homófonas (vaya, valla, baya). Ciertamente suenan igual, pero no significan los mismo. Es importante poder distinguirlos y no cometer faltas al utilizarlas porque quedamos muy mal ante la mirada de calidad que nos lee.

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Adelaida Martínez