Ya lo saben

Compartir

Con la inteligencia que suma a su experiencia como cercana espectadora de acontecimientos políticos relevantes, Milagros expuso recientemente una conclusión que no había escuchado ni leído en ningún otro análisis.
Balbueno Medina le preguntó en su programa televisivo: En definitiva ¿Qué cree usted que llevó al presidente Danilo Medina a desistir de intentar hacer una reforma constitucional, con el fin de seguir en el poder?

Como deslumbrada ella misma con el descubrimiento que estaba develando, doña Milagros respondió: El motivo que veo no se ha producido al calor de los acontecimientos de estos días en el Congreso.

Esa decisión fue resultado de un proceso, de una serie de hechos que han evidenciado un cambio en la mentalidad de la gente, y que pienso el presidente Medina puede haber ponderado.

Ese proceso se evidenció primero con la protección ciudadana a las tierras de Los Haitises, que dan cobertura a importantes fuentes de aguas limpias, y en ese mismo tenor la defensa de Loma Miranda, en la cual fue decisiva la participación ciudadana.

Vino la lucha para que la clase política hiciera efectivo el financiamiento de la educación pre escolar con el 4% del PIB.
Luego las grandes movilizaciones contra la corrupción y la impunidad encabezadas por la Marcha Verde, un sacudimiento social que el país no registraba desde hace mucho y que a todas luces tuvieron su detonante en las revelaciones sobre el escándalo Odebrecht.

También la conciencia ciudadana estuvo presente en las luchas por las mejoras de las leyes del Régimen Electoral y de Partidos Políticos, que constituyeron un inicio de esas importantes reformas.

Y, en lo que me parece el más contundente acontecimiento político de ese proceso que enumera doña Milagros, vino la gran resistencia de la sociedad a la posibilidad de que fuera reformada la Constitución, acompañando a buena parte de la clase política.

Luego de que se produjera el recuento de la exvicepresidenta de la República, se produjo la revelación de Reinaldo Pared de que el presidente Medina tenía resuelto el tema “legal”, los votos, para hacer la reforma, pero que fue la legitimidad lo que lo contuvo, y eso lo daba la sociedad.

Estamos pues ante una acumulación de la conciencia democrática del pueblo que, sin prisa pero sin pausa, está dejando claro lo que quiere y lo que no quiere. No quiere reforma de la Constitución. Ya lo saben.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir