Danilo Medina y Leonel Fernández: ¿Se hablan… o no se hablan?

Portada de El Caribe del 18 de diciembre de 2017, corresponde al abrazo de Leonel y Danilo del día anterior.

La lucha de poder….

Un gran filósofo dijo una vez que la política es el arte de disfrazar el interés general, por el interés particular. Y eso lo podemos ver cada cuatrienio cuando los aspirantes a cargos electivos de este país se lanzan a las calles a realizar campañas proselitistas para sus respectivas candidaturas.

En esos períodos las organizaciones políticas sufren una desunión muy fuerte, a tal grado que algunos de sus miembros renuncian, creando una fragmentación en los partidos, tal como sucedió en 1973, cuando Juan Bosch salió de su partido original, el PRD, y fundó el PLD.

Pero, desde su fundación, el PLD se ha mantenido unido y en el poder ininterrumpidamente durante los últimos 16 años de este siglo. A pesar de los desacuerdos que han surgido entre sus miembros, siempre prevalece la unión. ¿Está esa unidad a punto de zozobrar, debido a la lucha manifiesta entre los sectores Danilistas y Leonelistas o, más específicamente, entre Leonel y Danilo? ¿Quién ganará? Eso está por verse.

En agosto pasado muchos presenciaron la guerra cibernética en la red social Twitter, entre estos bandos donde encendieron los ánimos con los hashtags, o etiquetas en español, que fueron tendencia. El sector Leonelista colgó #ElMillónEsFuerzaDeLF, y los Danilistas colgaron #DaniloSigueCambiandoRD.

Lo cierto es que este pulso de poder entre los dos líderes peledeístas no es de ahora. Se recuerda que el 6 de noviembre del 2006, Danilo Medina convocó a una rueda de prensa para anunciar su renuncia al puesto de secretario de Estado de la Presidencia, cargo de extrema confianza del presidente de turno, y que Medina había ostentado por dos años en el gobierno de Leonel Fernández 2004-2008. En el discurso de despedida, dijo “mi decisión a partir de ahora, es seguir sirviendo a mi país, sólo que desde otra posición, en este caso desde el interior del PLD, al que me debo y al que considero un pilar fundamental de la democracia”.

La realidad de esta renuncia iba mucho más allá. Era el motivo para acercarse a la candidatura presidencial de su partido, deseo que tenía desde hacía tiempo. Tuvo la oportunidad de ser el candidato a la presidencia de su partido para el período presidencial 2008-2012, pero la candidatura del PLD recayó nuevamente sobre el presidente Leonel Fernández, momento en el cual Medina expresó: “el Estado se impuso”.

Tras la victoria de Fernández en las primarias de 2007, el partido se enfrentaba al gran reto de reunificarse. La historia de nunca acabar. “El PLD unido, jamás será vencido”, (¿copiaban una frase originaria del PRD, su partido original?), expresión que manifestó Leonel ante la tensión que se proyectaba entre sus seguidores y los de Medina.

Seis meses después, en noviembre del 2007, en el sepelio de Javier González, dirigente peledeísta y ex cónsul dominicano en Miami, se encontraron los líderes morados, quienes se unieron (¿fundieron?) en un “caluroso” abrazo en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Moca.

Transcurrieron varios años y en 2012 Medina ganó la presidencia para el período 2012-2016. Tomó la decisión de reelegirse para el período 2016-2020, para lo cual hubo la necesidad de la modificación de la Constitución, decisión que incomodó a muchos de sus compañeros y en especial al presidente del Partido, Leonel Fernández Reyna, y hubo un nuevo distanciamiento, que pudo haberse acortado al darse un nuevo abrazo en diciembre de 2017, en la boda de una de las hijas del presidente Medina. ¿Abrazo social? ¿Político? Parece que ninguno de los dos, por los sucesos de 2018, año en que se disputa la candidatura presidencial del PLD para los comicios que se celebrarán en el 2020. Fernández ha mostrado su desacuerdo en una nueva modificación a la Carta Magna y Medina aún no confirma si va o no a repostularse. La ley no lo permite, pero modificar el artículo de la Constitución que sea necesario no es problema en un país como el nuestro en que la “Constitución es un pedazo de papel”, según lo manifestara el reelegido por excelencia, Joaquín Balaguer.

El Comité Central del PLD celebró una micro reunión el sábado pasado en la que Leonel propuso celebrar como abiertas las primarias internas de esa organización, lo que él mismo había sido rechazado vehementemente, y había sido preferido por Medina. ¿Este último dirá ahora a quién favoreció el poder del Estado? ¿Se oye o no se oye? (Balaguer, en una de sus múltiples tomas de posesión). Pero “no se vayan, que ahora esto se pone bueno”, como decía Buck Canel, conocido narrador deportivo de la Cabalgata Deportiva Gillette, o como diría nuestro recordado Rodriguito, “La vida sigue su agitado curso…”, ambos de los años 50-60 del pasado siglo, ¿Quién ganará? Eso, habrá que preguntárselo a Adela… (Max Reynoso).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.