16F: las miradas se dirigen al PLD

Los manifestantes en Plaza de la Bandera no son los únicos que miran al PLD cuando se inquiere por los responsables de la suspensión de las elecciones del pasado día 16.
Cuando JCE suspende las elecciones, el voto automatizado no había iniciado en 8 mil 443 colegios, un 86.53 del total. Tan alto porcentaje indica que técnicamente –observa un especialista– no puede atribuirse a error o hecho fortuito sino a programación maliciosa.

Pese a tal mutilación del voto ciudadano, el PLD hizo el mismo domingo una rueda de prensa oponiéndose a la suspensión general y planteando que se sufragara sólo donde el voto era manual, la menor cantidad de electores, donde en Distritos Municipales y municipios pequeños ellos podían comprar más fácilmente la voluntad popular, algo que reporté antes de las elecciones y que confirma el Teniente de L. Mateo.

Acusó que la suspensión obedeció a “un sabotaje”, del que culpó a “sectores de la JCE”, cuando es sabido que desde la estructura de Recursos Humanos y otras instancias, el PLD controla desde hace mucho el andamiaje de técnicos y oficiales que operan en las oficinas centrales y las juntas electorales.

Atribuyó el PLD la suspensión a “la irresponsabilidad y falta de autoridad” de la JCE. Atacó a Luis Abinader por defender que no se podía dar derechos a unos electores y arrebatarlos a otros, que la suspensión debía ser general.

El uso de oficiales del aparato persecutor y represivo subordinado al partido de gobierno, insinuando a otros como responsables del crimen, es otro dedo acusador al peledeísmo.

Ese afán acusador del PLD contra otros hizo que alguien comparara su conducta con la del que encabeza la multitud vociferando ¡Un ladrón, un ladrón!, cuando el ladrón es él.

Desde polos opuestos como Estados Unidos y Venezuela, Roger Noriega, y Diosdado Cabello, con acceso a los organismos de inteligencia que sus países operan aquí, coinciden en que el sabotaje sólo pudo perpetrarse desde las más altas instancias del gobierno.

Cuando se buscan culpables de un crimen, el primer sospechoso es su beneficiario.

Según las últimas encuestas independientes, el PLD pasó a ser sustituido por el PRM como principal partido, la aspiración de cambio del pueblo ronda el 90%, mientras se encaminan al 70% los dominicanos que prefieren que otro partido dirija el país.

Fue el PLD el que tenía todas las de perder en el certamen, y por tanto el beneficiario de la suspensión, del crimen.

El ambiente tan pesado contra el PLD apunta a que la mayoría del electorado iba a las urnas a aplicarle un voto castigo.

Por todo eso a la hora de buscar culpables, todas las miradas se dirigen al PLD. ¿Prende?

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.