PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En medio del Movimiento Renovador de la UASD, que se produjo en plena Revolución de Abril de 1965, en un receso del Consejo Universitario Provisional, pregunté al Decano provisional de la Facultad de Medicina ¿qué es la envidia? El siempre dispuesto y capaz psiquiatra Dr. Antonio Zaglul respondió: “desear bien ajeno”. Puede verse como está hoy dicho por el diccionario de la Real Academia Española; “1. f. Tristeza o pesar del bien ajeno.2. f. Emulación, deseo de algo que no se posee”.

Aquella explicación dada por el profesor Dr. Zaglul vino como recuerdo cuando se divulgó un vídeo del Presidente Abinader repitiendo hasta quedar disfónico (“ronco”) diciendo a sus partidarios y al país, en alusión a Leonel Fernández, “no miren pa’tra”. Su vehemencia era como si lo viera de nuevo gobernando haciéndolo mejor que él.

En esta pasada semana, se lee en la prensa la reacción de Danilo, a propósito del padrón de afiliados depositado por Leonel ante la JCE, y de nuevo recordé la respuesta del profesor Dr. Antonio Zaglul, “desear bien ajeno” o lo que es igual definido por la RAE, “ Tristeza o pesar del bien ajeno”.

El viernes pasado 1 de julio se reseñan en el Listín Diario las declaraciones de Danilo Medina, cuyo título dice: “Danilo duda de los padrones electorales del PRM y Fuerza del Pueblo”, y lo cita expresando: “otros partidos depositaron un padrón (ante la JCE), pero esos son nombres que se escriben”. “Los que nosotros juramentamos son militantes”; hay “una diferencia descomunal”, porque “nosotros tenemos un padrón con un millón setecientos mil que está depositado…”

En esas expresiones puede recogerse la típica reacción de quien cree tener lo que no tiene, porque no acepta haber llevado a la destrucción el partido que preside. Peor aún, no puede creer que Leonel haya podido construir un partido situado sobre el suyo en dos años. Obsérvese otro aspecto, cuando dice que ha juramentado “militantes”, pero militantes tuvo esa organización cuando era un partido cerrado, lo dejó de ser hace 21 años cuando pasó a ser abierto y electoral.

Abinader del PRM, partido de gobierno, y Danilo del PLD, tercera organización de oposición, y tercera mayoritaria, lo que han hecho es mostrar su inmensa preocupación ante el posicionamiento logrado por Leonel Fernández, encabezando la Fuerza del Pueblo, posicionamiento medido por encuestadoras y expresado espontáneamente por diversos sectores y por personas a cada paso. Más aún, a sus filas partidarias fluyen de esos partidos a ser juramentados por Leonel en la FP.

Se distrajeron haciendo lo impropio, ahora descubren que con Leonel se está dando un crecimiento indetenible en su posicionamiento; no es solo de la base del PLD, también lo admiran y simpatizan desde el PRM, partido de gobierno. Desde todos sectores le reconocen su prudencia, su decencia, solidaridad, experiencia de Estado y su capacidad sobre los temas que en tiempos de crisis son decisivos.

Sus adversarios buscan cómo atacarlo para atajarlo. Se está en este momento personalizando en él, una estrategia de comunicación donde la narrativa la hacen influencers o personajes diciendo, para pretender credibilidad, que son leonelistas y hasta miembros de la FP; pero es tarde personalizar las críticas para frenarlo, su perfil desmiente todo lo que se diga, seguirá indetenible.

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Franklin Almeyda Rancier