PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Aunque, en principio, existen temas espinosos que provocan enfrentamientos y posturas radicales, hay muchos en los que todos están de acuerdo. Por ejemplo, de manera unánime y sin que siquiera se llame a consulta, se coincide en la aversión que tenemos todos a que se nos apliquen muchos impuestos, la renuencia a pagar energía cara o a tener que enfrentar los altos costos de los combustibles o de los productos de primera necesidad. Es una verdad innegable que nadie disfruta pagar de más y por encima de lo justo y razonable para que fuera equitativo (es más, en un mundo ideal se preferiría no hacerlo).

Lo gratis, barato o en oferta a todos nos gusta. El trato preferencial y distinguido se disfruta, aun se quiera disfrazar bajo falsa modestia. Por más que se pretenda justificar los motivos-internos o externos- de la inflación, si bien pudieran comprenderse, nadie quiere sufrir sus embates; ese dinero que se gasta así, ni se ve ni se goza.

Se coincide en no apoyar la delincuencia en las calles, la trata de personas y la violencia en los hogares; sin duda, son actos deleznables que no hay a quien no les repugnen. Tampoco existe ciudadano al que no le molesten las cargas a veces exageradas de las entidades bancarias, el manejo temerario en las calles, el abuso infantil o el acoso de los vendedores en horas impropias.

No hay equívoco en que todos estamos conscientes de la pertinencia de la lucha contra la corrupción; el repudio a las nóminas abultadas y a la contratación de adláteres cuyo único mérito es la cercanía al incumbente. Es innegable que es nuestro dinero el que se está dilapidando. Las atenciones médicas ineficientes a todo el mundo molestan. Los abusos en el trato para un servicio son insoportables para todos.

Sin embargo, si se es uno de los beneficiados y se viere afectado con las medidas para erradicar esas prácticas dolorosamente arraigadas, ya no se está tan seguro de apoyarlas; no es lo mismo llamar al demonio, que verlo llegar a tocar nuestra puerta. El consenso se consigue, claro, siempre que no se afecte los intereses propios porque, como decía Alberto Cortés, seguimos siendo “los demás de los demás”.

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Ylona De La Rocha Camilo