El debate sobre un sátrapa

No luce gracioso estar molestando muertos, pero traer, como tantas veces, al debate público-nacional exhumar-desalojar los restos del “general” Pedro Santana del Panteón Nacional, huele, en mi opinión, a pura recreación balagueriana en el discurso político-intelectual de cierta minoría (bien específica). Ello así, porque Santana, más que héroe, villano o hatero -que si lo era-, fue un sátrapa sanguinario.

Y no habrá argumento o relato histórico-justificativo que lo exonere de traidor, pues, ¿cómo llamar a quien propugna, pacta, y como ha trascendido, o recreado, recientemente (Emilia Pereyra/DiarioLibre/24/10/18), transa –leer: Roberto Marte-Hugo Tolentino Dip (Correspondencia Consular Inglesa sobre la Anexión a España y La Traición de Santana)- la anexión de la república que los Trinitarios, con Juan Pablo Duarte y Diez -como líder e ideólogo-, proclamaron en 1844? Esto, independientemente de los zigzagueos político-ideológicos -ora santanista, ora baescistas- de prominentes trinitarios post-1844.

Además, Juan Bosch reafirmó, como cientista social, un axioma histórico-irrefutable sobre el papel de los hombres en los procesos socio-políticos e históricos: no es cómo comienzan sino cómo terminan. Y Santana, en 1861, quedo retratado -de cuerpo, acción y alma-: ¡“vendepatria”!

Por otro lado, tal debate (en boca de una minoría política-intelectual-ultraconservadora; y de la acera, una retahíla de Oneges-antinacionales beneficiarias del “situado” de agencias-agendas extranjeras), tiene un vaho o trasfondo-rejuego –patriotero versus antinacional- que hace colindancia con cierto rasero o prejuicio étnico-anti-migrante que no aporta nada a la consolidación de una conciencia nacional y de una política migratoria más efectiva, ordenada y bajo estricto parámetro de lo que nuestra economía demanda y puede solventar; gestionando, de paso -¡y prioridad!-, una frontera segura -libre de trasiego de toda índole- que genere intercambio comercial regulado-convenido (en beneficie de ambos países: RD-Haití); y, a mediano plazo, conjure los detonantes latentes de un fenómeno geopolítico-histórico -Huntington-Sartori- por sobrevivencia y diferencias socio-culturales-étnicas.

Porque la historia no puede ser mera abstracción del pasado (o peor, montura política-electoral de nadie que atice el odio o la barbarie). Ella tiene intersticios con el presente para alumbrar soluciones, despejar conflictos y no dejar que el contexto histórico -la razón o, dinámica social entendida del pasado- obnubile lo perentorio.

No obstante; y volviendo al meollo del asunto, ése papel, el de Santana héroe o villano, ya nuestra historiografía, en número-Ciencia, lo ha dejado harto sentado. Otra cosa, es exhumarlo o no.

Y si, finalmente, se procede con exhumarlo, por favor, si no es mucho pedir, amplíen la lista. ¡Porque hay más…!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.