PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El levantamiento se realizó con la intención de acabar con los remanentes de la dictadura trujillista que aún permanecían presentes en el país a pesar de la muerte del dictador

El día 20 de octubre del año 1961 se produjo una gran concentración juvenil anti trujillista en la calle Espaillat de Ciudad Nueva, a este acontecimiento el cual dejó un saldo de 10 personas muertas se le conoce como “Los Sucesos de la Calle Espaillat”. A propósito de que en días pasados el hecho cumplió 61 años de haber sucedido, la Zona Retro de hoy estará rememorando el acontecimiento.

La concentración juvenil comenzó el 20 de octubre de 1961 a las 2 de la tarde, en la casa número 55 de la calle Espaillat de Ciudad Nueva, justo en frente de la casa del poeta dominicano Franklin Miéses Burgos. Así lo cuenta uno de los protagonistas de la concentración, el doctor en derecho Modesto Medrano Monción, quien nos concedió una entrevista en la cual nos contó su versión de cómo sucedieron los hechos.

Medrano Monción cuenta que los jóvenes empezaron a movilizarse a partir de las 2 de la tarde, tomando como fortaleza la casa número 55 de la calle Espaillat. Los jóvenes se organizaron en manzanas y se apertrecharon en la azotea del lugar, abastecidos de piedras, tubos de hierros, pedazos de medidores de agua y otros objetos solidos los cuales fueron utilizados como armas para enfrentar a las autoridades.

El primer enfrentamiento se produjo a las 5 de la tarde cuando miembros de la Policia Nacional comandados por el coronel José Caonabo Fernández acudieron al lugar donde se estaba llevado a cabo el movimiento anti trujillista. La policía fue recibida con una lluvia de piedras lanzadas por los jóvenes que estaban situados en las azoteas de las casas a lo largo de la calle Espaillat, lo que la obligó a retroceder y buscar refuerzos.

En el enfrentamiento el señor José Caonabo Fernández quien era hijo de Emilio Ludovino Fernández Malagón padre del héroe de la revolución de Abril de 1965, coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez resultó herido en uno de sus brazos al ser impactado por una piedra.

Poco tiempo después de la repelida, al lugar llegaron vestidos de policías miembros de la Aviación Militar Dominicana, (hoy Fuerza Aérea de la Republica Dominicana), quienes fueron enviados como refuerzos para socorrer a la Policía.

Los miembros de la Aviación se hicieron sentir rápidamente, ya que respondieron con tiros y culatazos a los ataques de los jóvenes, cayendo así los primeros muertos y heridos.

Varios de los jóvenes heridos mortalmente fueron lanzados desde la azotea del lugar donde estaban atrincherados al pavimento. Entre ellos estaban Tirso Román Valdez, José Cerda, entre otros.

Con la intervención de la Aviación, a los atrincherados no les quedó más remedio que dejarse ser sometidos por las autoridades presentes. De acuerdo con el Dr. Medrano Monción más de 200 personas resultaron heridas y trasladadas al Hospital Militar Marion, (actual Facultad de Ciencias de la Salud de la UASD), el cual se convirtió en un “mar de sangre” por la cantidad de lesionados.

Por otra parte el informe policial de ese momento decía que el enfrentamiento había dejado un saldo de 2 muertos, mientras que el Movimiento 14 de Junio decía que eran 10.

Luego del enfrentamiento

Luego del enfrentamiento los jóvenes apresados en la revuelta fueron enviados a prisión bajo la acusación de haber violado 38 artículos del Código Penal Dominicano, allí permanecieron durante 2 días y fueron liberados luego de que una comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) llegara al país y abogara por ellos.

A pesar de estar libres el temor a las posibles represalias continuaban, al punto de que varios de los manifestantes tomaron el hábito de “dormir bajo sus camas” por la persecución tan grande que existía.
Los levantamientos en contra de los remanentes del régimen trujillista continuaron en las distintas regiones del país donde se llegaron a registrar varias revueltas pidiendo la salida de la familia Trujillo del territorio nacional.

Importancia de los sucesos

Los sucesos de la calle Espaillat tienen una gran importancia en el marco de la historia dominicana, ya que hizo que la sociedad dominicana se levante en contra de la represión y el miedo infundido durante la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo. Así lo afirma Modesto Medrano Monción uno de los partícipes del hecho:

“El levantamiento y masacre de la calle Espaillat, tiene una importancia vital, ya que con ello se rompió la cadena del miedo y temor que se le tenía al trujillato, porque fue la puerta de entrada para los demás levantamientos y grandes luchas para acabar con el Trujillato y sepultarlo” asegura Medrano Monción, quien fue el primer presidente de la agrupación política 20 Octubre de la Calle Espaillat.

Posted in Cultura, Zona Retro
agency orquidea

Más contenido por Víctor M. Puente Adames