¡Doblando la esquina!

Compartir

Una amiga de toda la vida, entre risas y lágrimas, me dijo: “No tenemos una relación constante, pero nos encontramos en las esquinas...” Dios es el que une, crea circunstancias, produce eventos, viste ocasiones con la gala de la cordura y desviste estatuas con un simple toque de ternura. Soberanía divina, sin dudas. Si ciertamente no siempre podremos ser afines en la intimidad del alma, con cada encuentro se marca un “punto de giro” en el extraño guión propiciando el rodaje de “su plan”. Dios no une personas, une propósitos, de modo que para Él, la afinidad no cuenta sino el fin, no tiene prisa para lo que ha de ser, a su modo y oportunamente sucederá, continuemos, pues aunque nada veamos llegará para para bendecirnos, justo doblando la esquina.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir