PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En el gobierno del presidente Luis Abinader figura, dentro del amplio gabinete estatal, una institución que sin ninguna pizca de duda ocupa un lugar de primera fila, según lo que se observa en las redes sociales y en medios digitales. ¡Y yo también así lo percibo!

Me refiero al Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) que tiene como titular al veterano y decente profesor Rafael Santos Badía.

Historia: El INFOTEP es el órgano rector del Sistema Nacional de Formación Técnico Profesional que nació tras ser aprobada la ley 116 (nacida el 16 de enero de 1980). Fue promulgada por el entonces presidente de la República Antonio Guzmán Fernández.

Está certificado -y así queda oficializado- que fue creado “para dar respuesta a los sectores productivos que requerían recursos humanos”.

Basado en la verdad límpida expongo, partiendo al mismo tiempo de un juicio de valor, que el INFOTEP cumple con una función -académica, por demás- que va en beneficio de importantes segmentos de la sociedad dominicana y que incluye a un respetable por ciento de jóvenes cuyas edades oscilan entre los 19 y 27 años.

Rafael Santos Badía, a quien conozco desde hace más de treinta años -lo entrevisté muchas veces cuando él era un activo dirigente de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP)- es un incansable funcionario.

Un detalle de gran trascendencia: “El INFOTEP ha atendido la demanda de servicios de formación y capacitación de 9,478 micro, pequeñas y medianas empresas en los últimos dos años”. Es un logro que tiene el calificativo de excelente.

Soy testigo de que Santos Badía no tiene “hiel” para realizar un trabajo sin tregua. Su ocupación (diaria) es tan intensa que se le hace prácticamente imposible cumplir con atender en su despacho las citas programadas y que ordena doña Pura, una señora que desborda empatía.

Doña Pura se preocupa para que Santos Badía tenga tiempo para atender a quienes le quieren ver para presentarle proyectos que el INFOTEP podría hacerlos viables.

Mientras que Desirée Martinez, asistente directa de Santos Badía, también hace “malabares” con miras a que su jefe logre alcanzar mayores éxitos para la institución.

El INFOTEP funciona muy bien. Es una realidad que, sin mezquindades políticas, todos los sectores del país deben resaltar y darle el merecido crédito a Santos Badía, a quien no se le conocen visos de ser petulante… ¡está arropado de una singular humildad!

El INFOTEP está sentando un precedente de excelencia -y sin parangón- como órgano del Estado dominicano. Sus positivos resultados tienen un alto valor.

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Carlos Nina Gómez